Asociación de Criadores de Ponis de Raza Asturcón (Acpra), quien había afirmado que no eran asturcones por no estar inscritos en el libro genealógico de la raza. Desde Fapas consideran "ridícula" la acusación.

Han explicado que los caballos fueron comprados a criadores que poseen documentación de sus caballos, pero que la asociación no ha querido inscribir en ninguna asociación para "mantenerse al

margen del eterno conflicto existente con el mundo del caballo asturcón, basado en la hegemonía y control de las subvenciones públicas que ayudan a la conservación de esta raza".

En su opinión, resulta "ridículo" que no estar inscrito en un libro sea motivo de dejar de pertenecer a una raza. "Técnicamente, un caballo pertenece a determinada raza por sus características morfológicas, no por estar o dejar de estar inscrito en ningún registro", han insistido.

Desde el Fapas han explicado que recibieron una llamada anónima "amenazante" que ahora intuyen que procedía de Acpra, para que no usasen la palabra asturcón. "Sencilla y llanamente se le advirtió

de su mala educación y

que

se finalizaba la conversación", han apuntado

Desde la asociación lamentan que un patrimonio biológico y cultural como es el caballo asturcón continúe siendo "foco de conflictos y polémicas" y de actitudes más propias de "entidades mafiosas".

Consulta aquí más noticias de Asturias.