Lleva seis meses fuera de su piso. Raquel V. S., de San Jerónimo, no es la única que ha tenido que dejar su piso por el acoso de los vecinos. Ayer, una familia pidió auxilio a la Junta porque hace seis meses que se vieron obligados a dejar su hogar, una vivienda social de la promoción de Los Bermejales conocida como las 99 viviendas y cuyo titular es la administración autónoma.

Hicieron las maletas por miedo a una vecina que incluso amenazó con «reventar» a su hija de tres años, según explica María Luisa Reina, la afectada. «He sufrido un aborto, he perdido mi trabajo y estoy en tratamiento psicológico» explica la denunciante. La familia ha acudido ya a la Fiscalía, al Defensor del Pueblo y a la Empresa Pública del Suelo de Andalucía.

Raquel, la otra joven que desde el mes de agosto tuvo que dejar su piso en la barriada de San Jerónimo dijo ayer que ha recibido nuevas amenazas de la familia de diez miembros que la agredió. Según cuenta, la semana pasada le amenazaron con quemar su casa.