Los trabajos, que tienen por objeto la detección y eliminación de posibles

escenarios de riesgo derivados de la interacción de las líneas eléctricas y la masa forestal, van a suponer una mejora directa de la calidad para más de 2.200 clientes dependientes de este nudo eléctrico.

Según ha informado la compañía, la inversión realizada ha ascendido a 67.000 euros y se ha materializado en la adecuación de 127 kilómetros de redes aéreas, correspondientes a cinco líneas de distribución, a través de la tala y poda de arbolado y de la apertura de calles para mantener la distancia de seguridad entre el tendido eléctrico y la vegetación en el entorno del trazado de la red.

Consulta aquí más noticias de Teruel.