El órgano federal de los socialistas ha resuelto así el expediente sancionador abierto contra el alcalde de la localidad menorquina valorando tanto la documentación aportada por el instructor del caso, como las alegaciones del expedientado.

La presidenta de la gestora del PSOE de Menorca, María José Camps, ha calificado la decisión que ha tomado la nueva dirección del PSOE como "favorable y justa" porque "valorando la situación y todas las circunstancias, ha podido resolver teniendo en cuenta el código ético que rige al PSOE".

Asimismo, Mar Ametller, Raquel Al·lès y Bep Triay, tres de los concejales socialistas que desde hace meses están enfrentados con el alcalde, lo que les llevó a abandonar sus áreas de gobierno, han anunciado asimismo su dimisión de su cargo de concejales del Grupo Socialista, por lo que su cargo será ocupado por los tres siguientes de la lista conformada para las elecciones de 2015.

Desde el Grupo Municipal y la Asamblea Local del PSOE de Es Migjorn han hecho pública una carta en la que acusan al alcalde, que continuará en el cargo en el Grupo No Adscrito, de "mal trabajador, mal compañero de trabajo y mal alcalde éticamente".

En el escrito van más allá y le tildan de "vago, mentiroso y mala persona" y de haberse comportado "como un cacique", además de acusarle de "utilizar su influencia dentro de la Administración para esquivar sanciones reglamentariamente previstas y no pagar", acusaciones por las que el alcalde ha sido imputado.

Por otra parte, los concejales dimisionarios explican la decisión porque "esa actitud, sus mentiras y sus faltas de respeto, más las de algunas personas familiarmente cercanas, han terminado quemando personalmente a algunos de nosotros, han conseguido desgastar las ganas que teníamos de trabajar por el pueblo".