Los hechos, según informa el Ayuntamiento, acontecieron en torno a las 03,00 horas de la madrugada. Sobre esa hora, la Policía Local fue alertada de que un vehículo había sufrido un accidente y había volcado en la glorieta Nelson Mandela, donde algunas personas habían salido del vehículos siniestrado, alejándose a la carrera.

Al lugar llegaron dos patrullas, cuyos agentes comprobaron que el vehículo estaba volcado totalmente sobre la calzada, con la puerta del conductor abierta. Una pareja de agentes permaneció en el lugar y la otra comenzó la búsqueda, consiguiendo localizar en las inmediaciones del domicilio de la propietaria del vehículo a un joven que caminaba apresuradamente, con cierta cojera y sudoroso, que coincidía con la descripción que tenían.

Tras entrar el contacto con el joven, este intentó evitar la responsabilidad de lo sucedido, aportando en un primer momento una identidad falsa y negando haber participado en ningún accidente. No obstante, momentos después reconoció ser el conductor del vehículo siniestrado, aunque no recordaba cómo pudo suceder el accidente. El joven, según el Ayuntamiento, exponía que perdió el control del vehículo y que iba solo en el mismo. También añadió que el motivo de marcharse corriendo era que no tenía permiso de conducir y que había bebido algo de alcohol.

Los agentes le ofrecieron la posibilidad de ser asistido por un médico, y dado que presentaba síntomas de embriaguez, le realizaron la prueba de alcoholemia, que arrojó un resultado que cuadruplicaba la tasa máxima de un conductor novel. Además, se comprobó que carecía del permiso de conducir, por lo que fue informado de la puesta en conocimiento judicial de lo sucedido.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.