Estos cierres son consecuencia de una serie de inspecciones que se llevaron a cabo con anterioridad y en las que los agentes comprobaron que en dichos establecimientos se llevaba a cabo una actividad distinta a la que figuraba en su licencia, y que esta actividad se trataba de prostitución.

Los efectivos policiales procedieron a clausurar estos locales de ocio alrededor de las 00.00 horas y finalizaron el operativo sobre las 05.00. Los agentes no llevaron a cabo ninguna detención.

Fuentes de la Policía Local han apuntado que no se descartan futuras clausuras de más locales, como resultado de las inspecciones que se llevaron a cabo de igual forma en otra decena de establecimientos de la localidad.

El cierre oficial y definitivo de estos es competencia de la Generalitat, que debe emitir una resolución al respecto, han explicado las mismas fuentes.

Consulta aquí más noticias de Alicante.