Un medley con canciones del dúo electrónico francés Daft Punk ha servido para clausurar este viernes el desfile militar de la fiesta nacional del 14 de julio en París.

El presidente galo, Emmanuel Macron, y el de Estados Unidos, Donald Trump, invitado de honor, han asistido desde un palco de la plaza de la Concordia a la parada, que ha durado dos horas y conmemoraba el centenario de la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial junto a Francia y al resto de los aliados.

Así, el desfile en tierra estuvo encabezado por un grupo de soldados estadounidenses, algunos vestidos con uniformes de la época. Participaron, en total, 3.720 militares a pie, 211 vehículos (incluidas 62 motos), 241 caballos, 63 aviones y 29 helicópteros. El Ejército estadounidense también estuvo representado en el aire, con ocho cazas (seis F16 y dos F22).

Al término del acto, una banda interpretó los himnos de Estados Unidos y Francia con las banderas de ambos países enarboladas por militares. Pero también un medley, muy aplaudido, con canciones de Daft Punk. Trump ha seguido con el gesto serio la música, mientras Macron sonreía al escucharla.

Trump y Macron han intercambiado de forma reiterada, a la vista de las cámaras, pero sin sonido, varios comentarios y confidencias durante la jornada.