El 8% del agua que se consume en Madrid es robada, incluso por chalés de lujo

  • Los enganches ilegales a la red del Canal gastan 44 hm3 anuales.
  • En el último año se han detectado 3.475 casos de fraude.
  • Hay ladrones de agua tanto en la Cañada Real como en La Moraleja: "los ricos son los mayores defraudadores".
  • La División de Fraude recorre la región para detectar estos delitos.
Un técnico revisa una toma de agua en Villanueva de la Cañada.
Un técnico revisa una toma de agua en Villanueva de la Cañada.
ANTONIO NAVIA

"La gente cree que el agua circula por ahí libremente y que puede cogerla gratis". Así resume el jefe del departamento de Autoprotección y Emergencias del Canal de Isabel II, Pedro Cedillo, el problema que se han propuesto atajar: el consumo ilegal de agua.

Funcionamos a pleno rendimiento desde el año pasado, ¿cuánto nos habrán robado antes?

El Canal, que abastece al 96% de los madrileños, ha detectado en el último año 3.475 fraudes en el suministro; es decir, personas o empresas que se enganchan a la red sin pagar el agua que consumen.

De ellos, 121 ya han pasado por el juez, que les ha condenado a devolver lo robado: 1,8 millones por la apropiación de 1,5 hectómetros cúbicos de agua. Pero esto es sólo lo juzgado. El resto del consumo ilegal, aún en fase de investigación, podría superar los 44 hm3, lo que equivale al 7,5% del gasto anual de agua en la región (584,1 hm3, sumando lo declarado y lo sumergido) y al consumo de todos los madrileños en un mes.

Desde diciembre de 2004

La detección de este delito corre a cargo de la División de Fraude del Canal, creada en diciembre de 2004. Desde esa fecha han investigado 10.000 fraudes (sólo 246 llegaron a juicio; en el resto de los casos el defraudador dejó de robar al verse descubierto o no se consideró delito al no exceder los 400 euros). "Este equipo funciona a pleno rendimiento desde el año pasado, ¿cuánta agua nos habrán robado antes?", se pregunta Javier Díaz, jefe de la División de Fraude. En 2007 se han denunciado un 42,3% más de tomas fraudulentas que en 2006.

Pese a la existencia de este departamento, los ecologistas piden más control. "Son pocas inspecciones teniendo en cuenta la cantidad de urbanizaciones y obras que hay en Madrid", reclama María Ángeles Nieto, de Ecologistas en Acción.

'Ladrones' hasta en La Moraleja

La División de Fraude busca tomas ilegales en la región. Urbanizaciones, obras e industrias son su objetivo. Hasta hace tres años, los ladrones de agua quedaban impunes. Ahora, una patrulla formada por una decena de personas peina la región para pillarles con las manos en la masa. Es la División de Fraude del Canal de Isabel II.

Los técnicos hacen unas 45 inspecciones al día basadas en sospechas y en una de cada tres se confirma el fraude. En contra de lo que pueda parecer, el robo de agua no es cosa de gente sin recursos. "Hay ladrones tanto en las chabolas de la Cañada Real como en los chalés de La Moraleja", apunta Javier Díaz, jefe del grupo. "Las personas de clase alta son las que más derrochan; son los mayores defraudadores", añade.

Es el caso de una residencia de 5.000 personas en Mejorada del Campo, que convirtió un desierto en un vergel sin gastar un euro, o el de los chalés que "llenan sus piscinas cada 10 días", según uno de los inspectores. Los miembros de la división recuerdan el mayor fraude registrado: "Fue un balneario de mucho lujo que estaba las 24 horas del día chupando agua".

Las obras son otro foco de fraudes. "Contratan un contador, pero manipulan otras tomas para coger agua gratis", critican en el Canal.

El proceso de detección suele comenzar con una denuncia telefónica entre vecinos al 901 516 516. "Un hombre llegó a acusar a toda su calle en Camarma, al ver que era el único que pagaba el agua", recuerdan. Después, el Canal comprueba el aviso in situ, investiga al defraudador y calcula los hectómetros robados para presentar la denuncia. El Seprona hace una última inspección antes de pasar el caso al juez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento