El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) ha afirmado este martes que responsables del Estado Islámico (EI) le han confirmado la muerte del líder del grupo yihadista, Abu Bakr al Bagdadi.

"Responsables de Estado Islámico presentes en la provincia (siria) de Deir Ezor confirmaron al OSDH la muerte de Abu Bakr al Bagdadi, emir del EI", ha declarado a la agencia AFP el director de la ONG, Rami Abdel Rahman. "Nos hemos enterado hoy, pero ignoramos cuándo y cómo ha muerto".

En un comunicado publicado en Facebook, el Observatorio no ha precisado si Al Bagdadi podría haber perdido la vida en un bombardeo de Rusia a finales de mayo, como aseguraron las autoridades rusas.

El pasado 16 de junio, el Ministerio ruso de Defensa señaló que Al Bagdadi podría haber perecido el 28 de mayo en un bombardeo de la aviación rusa al sur de la ciudad de Al Raqa, bastión de los extremistas en Siria, lo que hasta ahora ninguna otra fuente ha podido corroborar. En ese momento, EE UU apuntó que no podía confirmar el anuncio hecho por Rusia.

"En este punto esa afirmación parece tener varias debilidades", indicó a los periodistas un alto funcionario de la Administración de Washington.

Actualmente, Estado Islámico está en retroceso tanto en Siria como en Irak. En el segundo país, el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, anunció este lunes la liberación total de Mosul, feudo de los yihadistas; mientras que Al Raqa, bastión sirio del grupo, es objetivo actualmente de una ofensiva de una alianza armada liderada por los kurdos.

Sin reacción de Estado Islámico

De momento, Estado Islámico no ha confirmado oficialmente la información. Bagdadi no había dado señales de vida desde una grabación sonora difundida en noviembre, poco después del lanzamiento de la ofensiva para la reconquista de Mosul. En ella animaba a sus hombres a luchar hasta el martirio. Se cree que abandonó la ciudad al comienzo de este año, probablemente a través de la frontera entre Irak y Siria.

En su única aparición pública en julio de 2014, en Mosul, en la mezquita Al Nuri, Bagdadi proclamó el "califato". Los yihadistas de Estado Islámico dinamitaron y destruyeron la mezquita y su minarete.

El domingo, Irak proclamó la "liberación" de Mosul, su mayor victoria frente a Estado Islámico que se había apoderado de la ciudad en 2014.

Los yihadistas continúan controlando amplios sectores de Irak y Siria, aunque perdieron terreno en ese país en donde su otro bastión, Raqa, está sitiado por las fuerzas militares apoyadas por Estados Unidos.

El pentágono no tiene confirmación

El Pentágono aseguró este martes que no tiene confirmación de la muerte del líder Abu Bakr al Bagdadi. "No tenemos información que corrobore las últimas informaciones sobre la muerte de Abu Bakr Al Bagdadi", aseguró una fuente del Departamento de Defensa.

La falta de confirmación por parte del Pentágono se da después de que este mañana el presidente estadounidense, Donald Trump, publicara un críptico tuit en que aseguraba: "Gran victoria contra EI", sin especificar a si se refería a la liberación de Mosul (Irak), dada por finalizada este lunes o a otro asunto.

Mosul, destruida

La victoria de Mosul se obtuvo al precio de miles de víctimas, civiles y militares, de una gran crisis humanitaria y de destrucciones colosales.

Tras haber derrotado a los yihadistas en Mosul, las fuerzas iraquíes se enfrentan a la gigantesca tarea de garantizar la seguridad, limpiando de minas y explosivos la ciudad, para poder reconstruirla y permitir el regreso de centenas de miles de desplazados.

Es sobre todo la parte occidental de Mosul y su corazón histórico el que sufrió la mayor parte de las destrucciones por los combates puerta a puerta, los bombardeos aéreos y los ataques y explosiones provocadas por los yihadistas.

Este martes, las tropas iraquíes rastrillaban un pequeño sector del Viejo Mosul, en donde aún se esconderían algunos combatientes del grupo Estado Islámico.

Centenares de miles de habitantes quedaron atrapados en los combates. Amnistía Internacional acusó a las fuerzas iraquíes y a la coalición internacional que la apoya de haber recurrido a veces al uso inadaptado de la fuerza en zonas pobladas por civiles.

Las organizaciones humanitarias subrayaron además que la grave crisis humanitaria está lejos de haber terminado, aunque Bagdad anunciase su mayor victoria frente a Estado Islámico con la reconquista de Mosul.

Según la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional, la última parte de la batalla de Mosul se lanzó y se ganó "a cualquier precio". Y los civiles pagaron, afirma, el precio más alto.