El pequeño, que sufrió un fuerte golpe en la cabeza y en un ojo, se subió a un sofá colocado debajo de una ventana, se asomó y se cayó, ha adelantado este viernes el diario 'Segre'.

"Acabábamos de fregar el comedor y abrimos la ventana para que se ventilara. Yo estaba hablando por teléfono y alguien llamó insistentemente al timbre. Cuando salí por la ventana para ver qué ocurría me di cuenta de que el pequeño estaba en la calle, en brazos de la panadera", relata el padre al rotativo.

Consulta aquí más noticias de Lleida.