El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis.
El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, charla con su homólogo portugués, Augusto Santos Silva. EFE

El Gobierno de Portugal reafirmó este miércoles que el país sigue siendo uno de los "más seguros del mundo" y no ha elevado el nivel de amenaza, solo días después del robo de material bélico en un arsenal de la base militar de Tancos.

El ministro portugués de Exteriores, Augusto Santos Silva, encabezó un encuentro con las fuerzas de seguridad en representación del primer ministro, António Costa -que está de vacaciones-, y fue también el encargado de presentar las conclusiones al término de la reunión, cuando defendió que Portugal "sigue siendo uno de los países más seguros y pacíficos del mundo".

Las autoridades consideran que "no existen elementos" que obliguen a elevar el nivel de amenaza en el país, que actualmente se encuentra en moderado.

El jefe de la diplomacia lusa explicó eso sí que se han desarrollado "medidas adicionales de refuerzo de la seguridad pública y de intercambio de información con los cuerpos de seguridad".

Santos Silva apuntó que se encuentra en comunicación permanente con Costa y explicó que, aunque ningún país "es inmune a este tipo de actos" los aliados de Portugal son conscientes de que "no se trata de un problema sustancial de seguridad".

Investigación abierta

Aunque no quiso hacer comentarios sobre los detalles del robo y remitió las cuestiones a la investigación criminal que está llevando a cabo la Fiscalía portuguesa, suscribió las palabras pronunciadas ayer por el presidente del país, Marcelo Rebelo de Sousa, que pidió una investigación total y exhaustiva.

La Fiscalía ya confirmó este martes que hay una investigación por sospechas de "crímenes de asociación criminal, tráfico de armas internacional y terrorismo internacional".

El Parlamento portugués aprobó este martes por unanimidad la comparecencia urgente ante la Comisión de Defensa Nacional del jefe del Estado Mayor del Ejército, Frederico José Rovisco Duarte, que se realizará el jueves, y del ministro de Defensa, marcada para el viernes.

La OTAN ha sido informada del robo de material, entre el que había granadas de mano y de gas lacrimógeno, municiones, cartuchos y otro tipo de explosivos.