Atentado en Berlín
Imagen de los daños materiales causados después de que un camión (i, detrás) arrollase a los visitantes de un mercadillo navideño en el centro de Berlín. EFE/RAINER JENSEN

Los servicios de inteligencia alemanes consideran que el terrorismo islamista es el "mayor peligro" para el país y cuentan con la posibilidad de un nuevo ataque, pese a que el número de detenidos e investigados por su vinculación con el yihadismo se encuentra en máximos.

La Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), encargada de la seguridad interna, presentó este martes su informe del año 2016, en el que estima en 24.400 el número de potenciales islamistas y eleva hasta 680 la cifra de islamistas considerados "peligrosos" por los servicios secretos.

"El terrorismo islamista es el mayor reto y el mayor peligro de Alemania", aseguró en rueda de prensa el presidente de la BfV, Hans-Georg Maassen, quien subrayó que "hay que contar con nuevos intentos de ataque".

El nivel de peligro, agregó, es similar o superior al del año pasado, y las fuerzas de seguridad trabajan con la hipótesis de que el islamismo quiere volver a atentar en el país porque "Alemania es un claro enemigo del Estado Islámico" (EI).

El ministro del Interior, Thomas de Maizère, indicó por su parte que el bosquejo hecho por Maassen es una "imagen realista" de la "difícil situación de seguridad" en la que se encuentra Alemania e instó a "asumir" este hecho, vinculado con un aumento de los radicales dispuestos a ejercer la violencia.

Maassen recordó que el año pasado se produjeron en Alemania cinco ataques terroristas- el más grave, el registrado en diciembre en un mercadillo navideño de Berlín, con doce muertos- y apuntó que además se desbarataron otros siete planes de ataque en distintas fases de preparación.