Juez
Un juez dictando sentencia. GTRES ONLINE

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha fallado en contra de unos padres británicos que querían someter a su bebé, gravemente enfermo, a un tratamiento experimental en EE UU en lugar de retirarle el soporte que lo mantiene con vida, por lo que se inclina el hospital en el que está ingresado.

Debido a la enfermedad genética "rara y mortal", explica la Corte, que padece el menor, llamado Charlie, el centro era partidario de retirarle la ventilación mecánica y de aplicarle cuidados paliativos, y consultaron a los tribunales locales sobre esta posible medida, que finalmente fallaron a su favor.

Los tribunales añadieron que prolongar la vida del bebé supondría aumentar su sufrimiento y que ningún tratamiento experimental lo ayudaría. Estrasburgo apoya aquel fallo con su rechazo al recurso de los padres, y dice que es "exhaustivo  y meticuloso". El bebé, de diez meses, se encuentra en el Great Ormond Street Hospital de Londres.

Padece "síndrome de agotamiento mitocondrial", una enfermedad que, entre otras cosas, provoca debilidad muscular progresiva y daño cerebral. Estrasburgo era la última instancia a la que podían acudir los padres del niño, que será desconectado de las máquinas que lo mantienen vivo.