El huracán 'Sidr' ha dejado una estela trágica a su paso por Bangladesh donde, con las comunicaciones cortadas y sin electricidad, los últimos recuentos hablan ya de 1.100 personas fallecidas y 3,2 millones de evacuados.

El huracán ha arrasado la línea de costa, con vientos de 240 kilómetros por hora que causaron una elevación del nivel del mar de cinco metros y la destrucción de miles de casas, árboles y el tendido eléctrico.

Vientos de 240 kilómetros por hora

Con muchas zonas todavía incomunicadas, la agencia bengalí United News optó por realizar un recuento distrito a distrito, que arroja ya la cantidad de al menos 1.100 muertos y miles de heridos.

La mayoría de los fallecidos son personas que se refugiaron en sus pequeñas casas de bambú y hojalata, insuficientes para protegerles del huracán.

Sin electricidad

El ciclón llegó la noche del jueves al sur de Bangladesh, y luego se desplazó hacia el centro del país, donde está situada la capital, Dhaka.

Muchas zonas, incluida la propia Dhaka, se encuentran sin electricidad debido a los fuertes vientos, que se han llevado por delante los tendidos eléctricos.

El aeropuerto internacional capitalino ha suspendido sus operaciones, mientras el mayor puerto del país, situado en la sureña ciudad de Chittagong, también permanece este viernes cerrado.