Un artefacto hizo explosión la pasada madrugada en el barrio de O Forte, en el municipio pontevedrés de Cangas, sin que se produjesen daños personales, según informaron vecinos de la zona, donde se han personado agentes del TEDAX para recoger muestras del explosivo.

La Policía Local de Cangas confirmó que la detonación se registró en torno a las 2.30 horas de la pasada madrugada en frente de una inmobiliaria ubicada en el barrio de O Forte, en una zona céntrica de la villa y en las proximidades del Ayuntamiento de Cangas.

Según las fuentes consultadas, el artefacto fue colocado adosado a una ventana de la inmobiliaria "Morrazo", ubicada en el número 4 de la calle Felix Ozámiz, situada entre la sede del Ayuntamiento de Cangas y la Casa da Cultura, en frente de la playa de Rodeira.

Según el parte de la Policía Local, al que ha tenido acceso Europa Press, la deflagración provocó "cuantiosos daños materiales" y dejó "totalmente arrasada" la inmobiliaria, "con innumerables desperfectos tanto en la fachada como en el interior".

Además, la explosión también provocó "numerosos desperfectos" en la cafetería 'Casablanca', ubicada en las inmediaciones, y en tres inmuebles de la zona --los números 2 y 5 de la calle Felix Ozámiz y el número 3 de la calle Xoán de Cangas--, que presentan cristales rotos y daños en puertas y ventanas.

Desalojo

Debido al "fuerte olor a pólvora y al riesgo para los vecinos", señala el parte de la Policía Local, se procedió al desalojo de los inmuebles cercanos y se acordonó la zona. Así, una de las familias afectadas fue realojada en un hotel y otra con sus hijos se fue a casa de unos familiares. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron, además de agentes de la Policía Local, efectivos de la Guardia Civil, Protección Civil y los Bomberos.

Vecinos de la zona explicaron que la detonación fue "bastante fuerte", ya que se pudo escuchar "a un kilómetro" de donde ocurrió. El ex alcalde de Cangas, José Enrique Sotelo, explicó a Europa Press que agentes de la Guardia Civil le han indicado que no tienen constancia de que se hubiese producido algún aviso de la colocación del artefacto.

Segunda explosión este año

Este es el segundo artefacto explosivo que se registra en el municipio de Cangas, después de que el pasado 9 de mayo, artificieros de la Guardia Civil realizasen una detonación controlada de un explosivo hallado dentro de una olla exprés colocada en una construcción de la parroquia de Darbo.

En aquella ocasión, junto a la olla exprés que contenía un artefacto casero se encontró una nota que reivindicaba la autoría del grupo independentista Resistencia Galega, que a finales del mes de marzo ya habían utilizado un método similar en otra obra en construcción en la parroquia de A Ramallosa, en el municipio pontevedrés de Nigrán.

Posteriormente, el pasado 25 de septiembre, explotó en Mugardos, a unos 600 metros de Reganosa, otro artefacto con pólvora de feria que destrozó un contenedor y causó daños a dos viviendas situadas en el lugar de Os Novás, en la parroquia de Mehá.

La colocación de este artefacto fue reivindicada posteriormente por un comunicado anónimo escrito en gallego lusista y en el que se encuadraba esta acción "en las movilizaciones populares de protesta" contra la ubicación de la planta de gas en el interior de la ría de Ferrol. También se amenazaba con nuevas acciones contra las instalaciones, los grupos económicos y entidades que conforman su accionariado y sus responsables, entre los que aludía con nombres y apellidos a 12 directivos de la empresa y altos cargos de la Administración relacionados.

Cloratita

Las primeras hipótesis de los expertos que investigan la explosión registrada la pasada madrugada en Cangas (Pontevedra) apuntan a que el artefacto está compuesto por entre 4 y 5 kilos de cloratita, según informaron fuentes de la investigación a la vista de los daños materiales que provocó la honda expansiva del estallido.

Los analistas del TEDAX ya han tomado muestras de la zona donde se registró la explosión, el barrio de O Forte, para realizar los primeros análisis, que tendrán que ser posteriormente ratificados con una investigación más a fondo.

No obstante, las fuentes consultadas señalaron que, "por el tipo de explosión y la inspección ocular de los efectos que provocó", el artefacto podría estar compuesto por "entre 4 y 5 kilos de cloratita", una aleación de clorato potásico, azufre y azúcar que "puede fabricarse caseramente", según explicaron.

Las fuentes consultadas señalaron que "a priori, la acción parece más de lo mismo dentro del entorno radical", en referencia a otras acciones reivindicadas por el grupo independentista Resistencia Galega, que en otros casos ya empleó el componente cloratita.

Cuantiosos daños

La detonación, que se registró en torno a las 2.30 horas de la pasada madrugada, provocó cuantiosos daños materiales y dejó "totalmente arrasada" la inmobiliaria, "con innumerables desperfectos tanto en la fachada como en el interior", según el parte de la Policía Local de Cangas.

Además, también provocó "numerosos desperfectos" en la cafetería 'Casablanca', ubicada en las inmediaciones, y en tres inmuebles de la zona --los números 2 y 5 de la calle Felix Ozámiz y el número 3 de la calle Xoán de Cangas--, que presentan cristales rotos y daños en puertas y ventanas.

El delegado del Gobierno, Manuel Ameijeiras, ya se ha trasladado hasta Cangas, donde también está el subdelegado en Pontevedra, Delfín Fernández, que tenía de antemano ya tenía prevista una visita a este municipio pontevedrés para presidir la junta local de seguridad.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA