ernesto garcia, neto
Ernesto García, Neto. diego crespo

Ernesto García Rodríguez, Neto, lleva toda su vida luchando por recuperar y difundir la música tradicional asturiana. Este esfuerzo ha sido reconocido por la escuela de música tradicional asturiana Manolo Quirós, que este año le ha concedido el Premio Nacional de Folclore Martínez Torner entregado ayer.


Vuelve a Asturias para recoger un premio.
Después de tantos años en esto de la gaita, que te reconozcan tu trabajo es una satisfacción muy grande. La gaita ha sido siempre mi vida, y siempre lucharé y pelearé por ella. Siempre tuve la ilusión de que en Asturias se formasen bandas de gaitas, como hacían en Galicia, porque sino la gaita asturiana se iba a quedar solitaria.


Pero ahora parece que ha resurgido.
¡Gracias a Dios! En los años 70 yo tenía miedo de que se muriesen los gaiteros que había y no hubiese gente para sustituirlos.Por eso decidí abrir la academia de música en Madrid.Lo hice con la ilusión de llegar a formar bandas de gaitas.


¿Qué siente al ver que ahora en Asturias sí hay bandas?
Para mí, la satisfacción más grande es venir a Asturias y ver la cantidad de gaitas y gaiteros que hay. Se me hincha el pecho.


¿Se interesa la gente en Madrid por la música tradicional asturiana?
Formar una banda en Madrid no es fácil, pero a la academia viene gente de todas las edades y nacionalidades. Yo enseño a tocar la gaita asturiana a todo el mundo que me diga que le gusta.


¿Cómo ha evolucionado la gaita asturiana?
Antes los gaiteros eran autodidactas y no podían tocar dos juntos. Ahora pueden hacerlo 200.