Los vecinos del barrio de San Antonio están hasta el gorro de las obras que la Mancomunidad de Canales del Taibilla realiza en las calles Canal de San Diego y Dolores Blaya Cueto.

Los trabajos comenzaron en julio y todavía no han terminado y eso que «la señal de prohibido aparcar comprendía desde julio hasta el 10 de agosto», se quejan los vecinos de la zona.

«Cuando los obreros trabajan, porque muchos días no lo hacen, se crea mucho polvo y ruido. Además, toda la calle está levantada y no se puede circular. La valla que separa las calles y la vía del ferrocarril, a su paso por el apeadero de San Diego, está en un estado lamentable», añaden los vecinos.

El Ayuntamiento de Lorca reconoce que las obras llevan retraso, pero «hay un compromiso por parte de la Mancomunidad de que terminen antes de Navidad».