Elprimer teniende alcalde y delegado de Infraestructuras para la Sostenibilidad, Antonio Torrijos, ha anunciado que prefiere llamar a la Navidad "fiesta del solsticio de invierno".

Se trata de una fiesta profana en la que se venera al sol que persiste aún hoy en China y en muchas culturas indígenas, como los aumaras, quechuas, rapanui y mapuches, según publica hoy ABC.

El solsticio de invierno, la noche más larga del año, era antiguamente celebrada por los pueblos de diversas culturas hasta la llegada de la Navidad.