Sube el pollo, el pan y la leche. Se encarece la fruta y hasta ir al cine. Pero nada garantiza que vaya a incrementarse el salario de algo más de 62.000 trabajadores de la provincia de cara al año que viene, según las estadísticas que maneja CC OO. Esta cifra supone cerca de una cuarta parte de los más de 252.000 empleados por cuenta ajena que hay contabilizados actualmente en Córdoba por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Las estadísticas del sindicato señalan que de los 84 convenios colectivos que están vigentes en estos momentos en la provincia, 30 no cuentan con una cláusula de revisión salarial entre su articulado. El resto, que afecta a unos 190.000 ocupados, sí posee este precepto.

De los más de 62.000 ocupados cordobeses que perderán poder adquisitivo en 2008, en torno a 20.000, según CC OO, sufrirán este retroceso en sus ingresos al no estar amparados por un convenio colectivo.

Un total de 90.000 personas han negociado este año el convenio laboral. Fruto de estas negociaciones se ha fijado un incremento de las remuneraciones del 2,95%, cuatro puntos menos que en el resto de Andalucía.

Este documento, consensuado entre los empresarios y los empleados de cada sector o compañía, puede incluir la citada cláusula de garantía, que asegura a los trabajadores un alza que podría ser más alta que el aumento real del Índice de Precios de Consumo (IPC).

Un ejemplo ficticio para entendernos

El trabajo de María no está protegido por una cláusula de revisión salarial. Cobró 1.000 euros mensuales en 2006. Su empresario le prometió una subida del 2% en 2007, pero el coste de la vida este año ha aumentado un 4%. Con cláusula de revisión salarial, el sueldo de María sería de 1.040 frente a los 1.020 que cobrará en 2008. Al no revisarse en función del IPC, cada mes perderá 20 euros y tendrá menos poder adquisitivo.