Un equipo del CSIC ha descubierto que las gaviotas nacidas un año después de la catástrofe del Prestige en la zona afectada tenían una alta concentración de hidrocarburos en sangre. El director del centro de Vigo del Instituto Español de Oceanografía, Juan José González, asegurá que cinco años después, casi el 98% del litoral afectado por el vertido está limpio, si bien el buque sigue liberando pequeños vertidos.