Un trabajador que reparaba una catenaria del metro falleció en la madrugada del pasado sábado, tras recibir una descarga eléctrica, según denunció ayer el sindicato UGT y confirmaron fuentes de Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) a 20 minutos. El empleado, de 30 años y con iniciales M. C., estaba a sueldo de la empresa subcontratada Comsa, y se encontraba reparando la catenaria de la línea 1, en la estación de Masia (entre Bétera y Seminari). Tras la descarga, cayó al suelo desde una altura de ocho metros, lo que le provocó la muerte instantánea. Según UGT, la catenaria no se había dejado sin tensión eléctrica, como es preceptivo. La Inspección de Trabajo ha abierto una investigación.