La causa de las grietas y fisuras aparecidas en uno de los túneles del AVE en el Valle de Abdalajís el pasado 30 de octubre no fue la inyección de hormigón a presión que se realizaba dentro del tubo este para su impermeabilización, sino que las produjo un tren que circuló en pruebas.

Así lo explicó anoche el consejero delegado de la empresa Dragados (responsable de los trabajos en el túnel),  Marcelino Fernández, que negó cualquier problema estructural y mantuvo como fecha de inauguración de la alta velocidad en Málaga el próximo 23 de diciembre. Según esta última versión, que desmiente a la que dio el Ministerio de Fomento el propio 30 de octubre (cuando se produjo el desalojo de una decena de obreros), la causa del incidente fue una «sobrepresión» cuando pasó el tren encima de la vía.

El portavoz de Dragados insiste en que es un problema «menor y superficial» que no entrañó peligro de accidente al afectar una zona concreta. Fernández aclaró que está previsto que en las próximas semanas quede lista la reparación de la zona deteriorada. Sobre los plazos, reiteró que hay un plan de obra adaptado a las circunstancias que no tendrá consecuencias y permitirá acabar en tiempo.

Por su parte, el responsable de las obras del AVE del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Alfonso González, se refirió a las filtraciones de los acuíferos de Abdalajís y negó que tengan alguna relación con las fisuras aparecidas en el túnel este.

Remarcó, incluso, que Fomento prometió impermeabilizar los túneles para proteger estas bolsas de agua.

Abdalajís ya suena en Bruselas

Una comisión del Parlamento Europeo podría viajar al Valle de Abdalajís para evaluar los daños ocasionados por las obras de la alta velocidad en el municipio, así como la seguridad de este tramo ferroviario. Así lo anunció ayer IU, que solicitó al Parlamento su intervención, pues las obras se financian con fondos de la Unión. La coalición justifica su petición en que es necesario saber si existe previsión de recuperar el acuífero de Valle de Abdalajís una vez sellado y la afección medioambiental que quedará en el entorno. El portavoz de IU en el Ayuntamiento de la localidad, Juan José Florido, cree que este pueblo es «el más afectado por unas obras que no le benefician en nada», recalcó.