La Audiencia de Madrid rechaza que fuera delito que la Policía golpeara a fotoperiodistas en la protesta 'Jaque al rey'

  • Tres fotógrafos de prensa fueron golpeados por agentes en 2014 durante las protestas de 'Jaque al Rey'.
  • La Audiencia considera que no se pretendía "limitar el ejercicio de la labor de información".
  • Atribuye los golpes a los momentos de "confusión".
  • La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información considera la decisión "propia de países autoritarios".
Un momento de la protesta del 'Jaque al Rey' este pasado 29 de marzo en Madrid.
Un momento de la protesta del 'Jaque al Rey' este pasado 29 de marzo en Madrid.
EFE

La Audiencia Provincial de Madrid ha rechazado que se considere delito la agresión a tres fotoperiodistas por parte de la Policía durante la celebración de la manifestación Jaque al Reycontra la monarquía el sábado 29 de marzo de 2014.

En un auto al que ha tenido acceso Efe, la Audiencia rechaza los recursos presentados por las tres acusaciones y ratifica el auto previamente dictado por el Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid que decidió tramitar el asunto como un juicio de faltas.

La Audiencia expone una serie de argumentos, entre ellos que sólo un agente ha sido identificado, por lo que no se le pueden atribuir a él todas las agresiones denunciadas. Y tampoco que fuera él quien impidiera que la labor periodística se realizara correctamente.

La Sala visualizó las imágenes aportadas por los denunciantes y detalla que en una de los vídeos se ve una persecución a un manifestante que había empujado a un agente. En un momento dado, un policía se da la vuelta y golpea a dos personas, que son dos de los fotógrafos denunciantes.

"Situación de confusión"

"La visualización de las imágenes no permite concluir que existan indicios de que la actuación del agente imputado pretendía limitar el ejercicio de la labor de información de los periodistas presentes", sostiene la Audiencia, que recuerda que el policía alegó desconocer que se tratase de fotógrafos.

Pero además, el tribunal tiene en cuenta que se trataba de una persecución y una "situación de confusión".

"La rápida sucesión, casi fugaz, de los hechos, lo atropellado de la situación para todos los presentes y la falta de unas alusiones expresas a la labor de ejercicio del periodismo por parte de los golpeados impiden entender, aun indiciariamente, que el agente pretendiera impedir el ejercicio de la libertad informativa de periodistas", concluyen los jueces.

De hecho, expone el auto que tras ese momento no se expulsó a ningún periodista del lugar, más allá de requerirles que retrocediesen, ni se les impidió continuar grabando.

Tampoco considera la Audiencia que quepa calificar lo ocurrido como delito de lesiones, pues los partes médicos no acreditan que, más allá de la asistencia inicial, recibieran más cuidados que algunos para aliviar las molestias.

Ante esta decisión, la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información ha considerado "propio de países autoritarios" que la Policía "pueda agredir a periodistas" o a personas que estén documentando hechos y sus actos "queden impunes".

Según la PDLI, los reporteros, además de identificarse, portaban de forma visible tanto su acreditación como su material de trabajo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento