La Fundación Deportiva Municipal (FDM) de Valencia anuncia la puesta en marcha de un plan especial para transformar las instalaciones deportivas municipales en "espacios cardioprotegidos", de forma que en cuatro años todas ellas dispongan de
desfibriladores semiautomáticos.

La Generalitat aprobó el pasado día 6 un decreto en el que recomienda y regula la utilización de desfibriladores semiautomáticos externos por personal no médico en los que lugares que reciban, o por los que transiten o permanezcan, gran número de personas.

Cristóbal Grau, concejal de Deporte del Ayuntamiento de Valencia, afirmó durante la presentación de los presupuestos de la FDM para 2008, que durante este año comenzará un programa de formación del personal de las instalaciones para, seguidamente, dotar a cada una de ellas de un desfibrilador con el objetivo de que en cuatro años todas sean "espacios deportivos cardioprotegidos".