Listos solo el 46% de los kilómetros de carril bici previstos para 2018 en Barcelona

  • Hay 141 de los 308 prometidos para el año que viene y Colau ha construido 25 de los 192 que debe hacer.
  • La próxima primavera acaba la moratoria que permite que las bicicletas puedan ir por la acera.
El carril bici de la calle Provenza a la altura de la calle Cartagena.
El carril bici de la calle Provenza a la altura de la calle Cartagena.
ISABEL SERRANO

En la primavera del año que viene, según los planes del Ayuntamiento, en Barcelona debería haber suficiente espacio en la calzada destinado a bicicletas como para prohibir que estos vehículos sigan circulando por las aceras, pero todavía queda más de la mitad por hacer para que sea así.

Al principio del mandato, cuando había 116 kilómetros de carril bici, el gobierno municipal se fijó como objetivo llegar a los 308 en 2018. Ahora hay 141. Esto significa que solo se ha construido el 45,8% de los kilómetros de carril bici previstos para el año próximo y que el equipo de la alcaldesa, Ada Colau, solo ha hecho 25 de los 192 que prometió hacer para llegar a los 308, el 13%.

Estos más de 300 kilómetros de carril bici previstos para el año que viene son necesarios para poder prohibir que las bicicletas vayan por las aceras –ahora lo pueden hacer por las que tienen más de 4,75 metros de anchura–, algo que, según preveía la ordenanza de circulación, ya se debería haber hecho.

Sin embargo, ante la falta de una red de vías para estos vehículos lo bastante amplia, se ha ido alargando la moratoria que permite que la circulación de los ciclistas no se ciña a la calzada. En la primavera del año que viene está previsto que se acabe.

¿Qué sucederá entonces si no están construidos los 308 kilómetros de carril bici prometidos? Desde el Ayuntamiento no concretan ahora si será obligatorio que estén listos para que la circulación de las bicicletas se limite a la calzada y solo señalan que lo que será necesario es "una infraestructura viaria suficiente".

En otras grandes ciudades del Estado, como Madrid o Valencia, ya está prohibido que usen las aceras, informan Fco. Pelayo, José Luis Obrador y Beatriz Rodríguez. No es el caso de Sevilla, donde como en Barcelona, lo pueden hacer por las que tienen cierta anchura –más de cinco metros–.

Los últimos nuevos carriles bici de la capital catalana, que suman 3,6 kilómetros, se pusieron en marcha en abril. Fueron cinco, en las calles Ramon Turró (entre Rambla Poblenou y Selva de Mar), Selva de Mar (entre Pere IV y la Gran Via), Sant Adrià (entre Ferran Junoy y Ciutat d'Asunción), Ciutat d'Asunción (entre Sao Paulo y Sant Adrià) y Cartagena (entre Consell de Cent y Travessera de Gràcia).

En esta última vía se está realizando una prueba piloto en los cruces con los carriles de Provença y Consell de Cent, donde se han habilitado espacios de espera para que los giros de las bicis sean más seguros.

Está previsto que entre este mes y el de julio acaben las obras de otros seis carriles, que sumarán 7,6 kilómetros más a los 141 actuales. Además, el Consistorio está tramitando los contratos para ejecutar otros 62,5 km que se empezarán a construir a lo largo de este año.

La ampliación de la red de carriles bici de Barcelona no es solo necesaria porque está previsto eliminar de las aceras estos vehículos sino también porque su uso aumenta año tras año, según datos que ha facilitado el Ayuntamiento a 20minutos.

Los desplazamientos diarios en bicicleta crecieron un 22,7% entre 2011 y 2015, de 118.151 a 145.022, y a falta de cerrar el recuento de 2016, se prevé un incremento del 14% respecto al año anterior.

Otro de los objetivos que se persiguen con la extensión de las vías para bicis es la mejora de la seguridad. En 2016 hubo 812 bicicletas implicadas en accidentes de tráfico, un 19,24% más que en 2015 (681).

También aumentaron entre 2015 y 2016 los peatones heridos de gravedad por atropellos de bicis, de uno a cuatro. Asimismo, subieron los ciclistas heridos graves en accidentes, de 12 a 15, y los que murieron el año pasado fueron tres, mientras que el anterior no se registró ninguna muerte.

La cantidad de multas crece un 50,7%

Según datos municipales, las multas a ciclistas aumentaron un 50,7% de 2015 a 2016, al pasar de 4.438 a 6.688. Las que más se incrementaron fueron las motivadas por una circulación de riesgo, por ejemplo, por conducir con auriculares o por salterse semáforos en rojo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento