El escrito del ministerio público, al que ha tenido acceso Europa Press, señala que, sobre las 18.20 horas del 17 de septiembre de 2015, el acusado se dirigió a la huerta de la víctima situada en la calle Zubizabala de Amorebieta.

Una vez allí, "y con el propósito de acabar con su vida", el agresor le propinó múltiples golpes, como puñetazos y patadas que le impactaron en la zona de la cara y la cabeza.

Como consecuencia de la agresión, el propietario de la huerta sufrió múltiples contusiones, y roturas en la cara y la cabeza, que le provocaron la muerte. En el momento del fallecimiento, la víctima estaba jubilado, casado y con tres hijos, aunque solo vivía con uno de ellos en el domicilio familiar.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio previsto en el artículo 138.1 del Código Penal y, por ello, solicita para el procesado una pena de 13 años de prisión e inhabilitación absoluta durante el tiempo de condena, además del abono de las costas procesales.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.