El futuro incierto de la orangutana albina de Borneo

  • La hembra de cinco años fue capturada por un lugareño. Ahora la fundación conservacionista que la rehabilita duda entre mantenerla cautiva o liberarla.
  • Se trata del primer orangután albino avistado en la zona y "los demás de su especie podrían rechazar su presencia en el bosque", dicen desde la organización.
  • Hay peligro de que se convierta en un reclamo para curiosos y cazadores furtivos.
La orangutana albina en el centro de rehabilitación Nyaru Menteng.
La orangutana albina en el centro de rehabilitación Nyaru Menteng.
EFE

Los expertos aún no han decidido qué hacer con la orangutana albina rescatada el mes pasado en la parte indonesia de la isla de Borneo. Dudan entre mantenerla en cautividad o devolverle la libertad, pese a los riesgos que comporta.

La hembra de cinco años, pelo blanco y ojos azules fue localizada el 29 de abril en la aldea Tanggirang, donde un lugareño la cazó y mantuvo enjaulada durante dos días. Ahora permanecerá en cuarentena este mes en espera de que se decida su futuro.

"La organgutana se encuentra sana aunque algo malnutrida" cuenta Nico Hermanu, jefe de comunicación de la Fundación para la Supervivencia del Orangután de Borneo (BOSF en inglés), que la cuida en el centro de rehabilitación Nyaru Menteng. "Cuando nos la entregaron aún mostraba un comportamiento salvaje".

"Existe preocupación por mantener en cautividad a un orangután albino con el propósito de someterlo a investigación. Creemos que los orangutanes deben de vivir libres en el bosque, son especies que pueden ayudar a regenerarlo", señaló Hermanu.

"Normalmente, si el orangután es lo suficientemente salvaje, lo trasladamos a una selva segura o lo dejamos en un recinto forestal si todavía necesita más rehabilitación o necesita aprender aptitudes básicas para sobrevivir en los bosques", explicó.

El problema es que el ejemplar no es un caso habitual. Se trata del primer orangután albino del que tienen conocimiento en Borneo y Sumatra desde que la BOSF empezó su labor de conservación en 1991 y hay que tener en cuenta otras consideraciones. Entre ellas, la posibilidad de que el animal no se adapte con el resto de su especie a causa de su aspecto.

"Este individuo en particular es muy diferente y los demás pueden rechazar su presencia en el bosque, lo que también podría suponer un impacto negativo para ellos", argumentó Hermanu.

La BOSF lanzó una campaña global para encontrarle nombre al ejemplar, ya que "es muy raro encontrar un orangután albino". La campaña ha tenido por resultado el nombre de Alba para la joven orangutana, según ha contado el director de BOSGF, Jamartin Sihite, que la considera "una embajadora de su especie".

La deforestación en Indonesia, un factor en contra

Persiste el peligro de que se convierta en un reclamo para curiosos y cazadores furtivos, y que la deforestación que sufre Indonesia de manera acelerada y descontrolada no facilite su adaptación a un entorno salvaje.

"Se han destruido muchos hábitats, el problema que tenemos ahora es que al necesitar devolver a los orangutanes rehabilitados al bosque, no hay suficientes zonas adecuadas en cuanto a tamaño y disponibilidad", lamentó Hermanu.

La revista Nature Climate Change denunció en 2014 que Indonesia había superado a Brasil como el mayor deforestador del planeta al destruir 840.000 hectáreas de masa forestal en 2012, por delante de las 460.000 hectáreas de Brasil ese año.

Las industrias papeleras, de aceite de palma y de caucho son los principales beneficiarios del aumento de superficie para cultivar y los mayores perjudicados resultan la flora y la fauna, y en particular especies en peligro de extinción, como el orangután.

La población de orangutanes en Borneo ronda los 100.000 ejemplares, mientras que su número alcanzaba casi 290.000 en 1973, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza que considera la especie "gravemente amenazada".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento