Precintan un edificio en San Agustín al temer un desplome
La cadena de muebles deberá desocupar el bajo del nº 17.(L. Vázquez)
El número 17 de la calle San Agustín fue ayer precintado por agentes de la Policía Local después de que el edificio fuese declarado en situación ruinosa. En el bajo del inmueble, que se encontraba deshabitado, la cadena de muebles San Agustín, con varios comercios en la zona, exponía piezas en los escaparates. Responsables del negocio rehusaron ayer hacer cualquier declaración a propósito del precinto.

El Ayuntamiento adoptó la decisión después de haber avisado en numerosas ocasiones a sus propietarios, la última vez el pasado miércoles, según informó en un comunicado.

Ayer, vecinos de la zona criticaron la tardanza de la medida de Ruinas, aunque aseguraron que en el edificio no vivía nadie, y que la cadena tenía el local como escaparate, pero sin personal atendiendo el negocio.

Muchos de ellos se tomaron el cierre con sorpresa, acompañada de temor : «Paso por aquí muy a menudo, pero hoy me fijé en el precinto y la verdad es que me asusté; pasé muy rápido por ahí», señaló Alba Paredes, que vive a pocos metros del edificio precintado.

«Aquí de momento no ha pasado nada, pero a saber... esta zona tiene edificios muy antiguos, que cualquier día ceden y pasa una desgracia», aseguraba otra de las vecinas del lugar, Mari Carmen Rodríguez.

Cinco casos por año

Pescadería es una de las zonas con mayor número de edificios en ruinas de toda la ciudad. Según datos del Ayuntamiento, cada año reciben esta consideración cinco inmuebles en este barrio, al igual que ocurre en la Ciudad Vieja, otra de las zonas de A Coruña con los pisos más castigados por el paso del tiempo. Además, la lentitud del proceso de expropiación (cerca de medio año) hace más fácil que se sucedan los derrumbes.