un bufón llamado Bassi
El inimitable Leo Bassi se caracteriza antes de una actuación multitudinaria.
La VIII Mostra de Teatre de Mutxamel presenta mañana a uno de los cómicos más irreverentes de la escena europea y mundial: el bufón italiano Leo Bassi, que presenta su último éxito, La revelación.

Este espectáculo, que tanto ha dado que hablar, no es más que un alegato a favor del laicismo y cuyo propósito es hacer perder la fe a los seguidores de religiones monoteístas en general y a los cristianos en particular. Anima a la apostasía voluntaria.

Bassi señala al respecto de su obra que La revelación es su manera de decir que es «laico», que ama el laicismo y que es «hijo de la Ilustración». «Tengo muchos dioses, como Voltaire, Descartes o Sócrates. De esto es de lo que hablo aquí, de mi relación con el mundo y con el monoteísmo, y lo hago con respeto».

El artista dice que los más conservadores que despotrican contra su obra son «mentes enfermas» que piensan que él es el «diablo, el anticristo» y que hay que llevarle a la hoguera. Hace meses actuó en la Universidad de Alicante, ahora llega a Mutxamel.

* Complex Cultural de Mutxamel. Calle Ramón y Cajal, s/n. Mañana, a las 20.30 h. Entrada libre.

Sufrió un atentado

El año pasado, Leo Bassi sufrió un atentado que casi acaba con su vida. Fue cuando estrenó esta obra en el Teatro Alfil de Madrid, circunstancia que provocó airadas protestas de algunos sectores conservadores, que pidieron la retirada de la obra porque consideraban que vulneraba el respeto a las creencias religiosas.