De tal forma, señala que seis de cada diez empleos destruidos en el último trimestre en el Estado fueron de un trabajador o trabajadora gallega.

A esto se une que aumentan los hogares con todos sus miembros en paro hasta 74.000, en los que viven 150.000 personas, mientras que hay 37.000 hogares que no tienen ningún ingreso laboral, ni salario ni pensión ni prestación por desempleo.

En el análisis de los datos del paro desde la llegada de Alberto Núñez Feijóo a Galicia, Manuel Lago denuncia que en ocho años se han perdido 103.500 ocupados y hay 56.000 parados más.

Por ello, Lago critica que la Xunta "tiene que reaccionar ante estos datos enormemente negativos y darse cuenta de que esta supuesta recuperación no se está trasladando al mercado laboral". "Seguimos viviendo en la precariedad laboral, pero sobre todo que Galicia tiene los peores de todo el Estado", agrega.

Al respecto, la diputada de En Marea Paula Quinteiro censura que el Gobierno gallego está "sin proyecto para acabar con la dramática situación del desempleo en el rural".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.