Según una nota de prensa de la Comisaría gijonesa, agentes de la Unidad de Prevención y Reacción de la Comisaría de Gijón intervinieron sobre las 12.30 horas de este pasado miércoles en un establecimiento sobre el que se tenían informaciones de tráfico de hachís en el interior.

En la inspección realizada, se hizo evidente el fuerte olor hachís que procedía de un cajón situado detrás de la barra. En ese lugar se localizó una balanza de precisión y dos porciones de hachís, que supuestamente distribuía entre los clientes el camarero que se encontraba al frente del negocio.

Esta persona, de origen marroquí, que facilitó un domicilio en el municipio madrileño de Leganés, fue detenida por un delito contra la salud pública. Tenía antecedentes por resistencia y desobediencia.

Consulta aquí más noticias de Asturias.