Turismo
Turistas en Madrid. EUROPA PRESS

La Semana Santa, que este año ha caído en abril, empujó tres décimas el Índice de Precios de Consumo (IPC) debido al encarecimiento de los paquetes turísticos y de los alojamientos. El indicador de la inflación, medido por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se eleva de este modo al 2,6% en abril y acumula ya ocho tasas en positivo después de dos años de caída de precios.

En términos mensuales, el IPC se incrementó un 1%, por encima de las subidas experimentadas en abriles anteriores. El año pasado, cuando los días de Semana Santa se repartieron con marzo, los precios subieron menos, un 0,7%; de ahí esas tres décimas de alza en el IPC interanual que suponen que la cesta de la compra, ahora, es un 2,6% más cara que hace un año.

"Continuamos perdiendo poder adquisitivo en una situación de recuperación económica como la que vive nuestro país", asegura Gonzalo Pino, secretario de acción sindical de UGT, que recuerda que la previsión de inflación para este año por parte del Gobierno es del 1,5% mientras que la subida de las pensiones ha sido de solo el 0,25% y la de las nóminas de los funcionarios, del 1%.

Sin incluir los precios de la energía y de los alimentos no elaborados —muy volubles por su condición estacional o su ligazón con el petróleo—, damos con la 'inflación subyacente' y esta sube algo menos, un 1,2%, lejos de la tasa del 2% que persigue el Banco Central Europeo para abandonar los programas de estímulos monetarios.

¿Qué es lo que más subió y lo que más bajó en abril?

Los productos vinculados al turismo acogen parte de culpa de este aumento de precios. El grupo de ocio y cultura —que incluye los paquetes turísticos— se ha revalorizado un 3,4% en el último año (tres puntos más que en marzo) y el de hoteles, cafés y restaurantes ha crecido un 2% (ocho décimas más).

También el grupo de productos vinculados a la vivienda experimenta un acusado repunte del 5,4% (más de un punto respecto a marzo), debido a que los precios de la electricidad y del gas bajaron en abril del año pasado, mientras que en abril de este año los primeros se mantiene y los segundos, se han encarecido. El transporte, por otro lado, tiró de los precios hacia abajo (tres décimas menos, hasta el 6,2%).

El vestido y el calzado experimentaron un ascenso significativo en abril (11,7%) debido al fin de la campaña de rebajas, pero su influencia en el IPC interanual no es tan alta porque no varía demasiado al comparase con abril del año pasado.

Lo que más subió Nombre
Prendas de vestir 11,7%
Servicios de alojamiento 10,1%
Paquetes turísticos 8,0%
Calzado 6,9%

Fuente: INE

Lo que más bajó Nombre
Combustibles -5,9%
Frutas frescas -3,5%
Equipos de telefonía -2,4%

Fuente: INE.

¿Y qué es lo que más se ha revalorizado el último año?

Las dos tablas anteriores reflejan las variaciones respecto a marzo, pero en el transcurso de un año han sido los combustibles los que más se han encarecido (17,8%) debido al encarecimiento de las gasolinas en ese tiempo por la subida del petróleo. También muestran avances significativos los suministros de luz, agua y calefacción (10,7%), las legumbres/hortalizas (7,1%) y las patatas (5,8%).

Los productos de la cesta de la compra que más se han abaratado en el último año son los móviles (-8,9%), el calzado infantil (-8,3%), la pasta (--3,5%) y la ropa de niño (-2,7%).