La Guardia Civil de Ibiza detuvo el lunes a estos dos hombres de nacionalidad española con numerosos antecedentes por hechos similares. Además, uno de ellos también fue acusado de quebrantamiento de condena por residir con su novia, a pesar de constarle una orden de alejamiento; mientras que sobre el otro pesaba también una orden de detención por parte de un Juzgado de Sevilla.

Los hechos tuvieron lugar en la tarde del 3 de abril, cuando los ahora detenidos, con el rostro cubierto y armados con un cuchillo, irrumpieron de forma violenta en un domicilio de la calle Progreso de Sant Antoni, en Ibiza.

En la vivienda había tres personas en el momento del asalto, de manera que los ladrones amenazaron con un cuchillo a uno de los moradores, en tanto que el otro registraba la vivienda, a la vez que les exigía dinero. Durante el robo, se generó un forcejeo que duró varios minutos, fruto del cual dos de los inquilinos sufrieron lesiones en la cabeza y en el rostro.

Como consecuencia de las lesiones las víctimas fueron trasladadas en ambulancia al Hospital Can Misses en Ibiza.