La concejala socialista Matilde Cruz ha recordado que la situación de Epassa es de "gran fragilidad", puesto que el pleno municipal decidió "in extremis" en 2015 salvarla de la disolución, un final del que no ha podido escapar otra empresa pública, Somucisa (Onda Jaén).

"Hace más de año y medio que se decidió trabajar por mantener la gestión de los aparcamientos a través de esta sociedad y sin embargo el PP no termina de mover ficha para su normalización", ha dicho Cruz en un comunicado. Ha añadido que Epassa se encuentra "en tierra de nadie, a caballo entre la municipalización y la disolución si volvemos a tener dos ejercicios con pérdidas".

Así, la edil ha explicado que al retraso en la presentación de las cuentas se une que el consejo de administración de la entidad no se ha renovado desde el anterior mandato, cuando la composición municipal era PP-PSOE-IU.

Actualmente la tercera de estas fuerzas políticas ya no tiene representación municipal, el PP ha perdido la mayoría absoluta y hay tres concejales no adscritos y otro grupo municipal nuevo en oposición. "Por tanto, primero deberíamos nombrar consejeros de acuerdo con este nuevo orden y después proceder a estudiar las cuentas, pero ni una cosa ni la otra", ha dicho Cruz.

A su juicio, la actitud del PP con Epassa "hace que la sociedad esté en fraude de ley porque incumple no solo la legislación sino sus propios estatutos de organización".

Asimismo, Matilde Cruz ha indicado que durante los últimos años el PP ha sido incapaz de reducir la deuda de 20 millones de euros que Epassa arrastra por la construcción del aparcamiento Avenida en el mandato del PP 2003-2007, una instalación que se proyectó por 12 millones y costó finalmente 24.

A ello se unió la asunción por la sociedad del coste de construcción del paso subterráneo de la Avenida de Andalucía, una obra que terminó de lastrar su situación. Ha afirmado que en los últimos ejercicios han dado un balance positivo porque "el Ayuntamiento ha transferido fondos a Epassa con los que se maquillaban las cuentas anuales", algo que según los socialistas podría haber cambiado en el último año lo que explicaría "la apatía del PP en formular las cuentas".

La concejala ha insistido en que la situación de las cuentas de Epassa es uno de los muchos deberes sin hacer que tiene el equipo de Gobierno de Javier Márquez con la sociedad pública. Desde hace casi dos años está pendiente de que se municipalice el servicio de la Zona Azul, ahora en manos de una empresa cuya encomienda de gestión caducó a finales de 2013 y ha percibido desde entonces y por trabajar sin contrato 2,2 millones de euros limpios.

"Este dinero podría haber ayudado a sanear a Epassa y sin embargo ahora se lo lleva una empresa que lógicamente sigue con esta beneficiosa gestión porque el PP no dice ni 'mú'". Debido a esta situación, la media docena de empleados de la Zona Azul tampoco han sido asumidos por la sociedad y mantienen unos contratos "en precario y renovados mes a mes con la empresa".

Consulta aquí más noticias de Jaén.