El colectivo ha denunciado, además, la saturación del tráfico y los atascos en algunas playas y han expuesto ante el equipo de gobierno las denuncias publicadas en redes sociales sobre numerosos incumplimientos en el municipio y que, para la asociación, son una "muestra del malestar general de muchas personas que están hartas de la sensación de impunidad que hay en Sant Josep y en toda la Isla".

"Hemos coincidido en la preocupación por el creciente malestar de muchos ciudadanos por la sensación de saturación y agobio que muchas personas padecen en verano, por lo que consideramos que es necesario buscar fórmulas de equilibrio entre el turismo y los residentes", han declarado desde Prou.

El colectivo ha reiterado que Ibiza sufre una "situación de saturación, masificación e insotenibilidad a todos los niveles, seriamente perjudiciales para la cohesión social, el bienestar material, la calidad de vida, la identidad cultural y el equilibrio ecológico" y han solicitado al Ayuntamiento un modelo turístico respetuoso con las personas y el entorno.

Además, Prou ha avanzado que trasladarán estas propuestas a otras instituciones, fuerzas políticas y entidades sociales de Ibiza.

En el caso de Sant Josep, el colectivo ha solicitado que, en cuanto a las concesiones de playas, se usen otros criterios diferentes a la subasta. Asimismo, ha exigido la reducción del número de hamacas y sombrillas en las playas "para una mayor comodidad de los usuarios y respeto al entorno".

También ha pedido que se controlen los límites de ruidos o la capacidad de los locales, así como sanciones a los propietarios de casas donde se celebran fiestas ilegales.