Al menos 45 personas han muerto y 140 han resultado heridas tras dos atentados perpetrados este domingo en dos iglesias coptas de Egipto, a menos de tres semanas de la visita del papa Francisco para subrayar los lazos de concordia precisamente con esta comunidad, modelo de convivencia interreligiosa con el mundo musulmán.

Ambos atentados, perpetrados en pleno Domingo de Ramos, habrían sido llevados a cabo por terroristas suicidas: el primero en la iglesia de San Jorge, en la localidad de Tanta, al norte de El Cairo, y el segundo en la catedral de San Marcos de Alejandría.

El grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado ambos ataques a través de un comunicado que recoge la cadena árabe Al Arabiya.

La primera explosión ha arrojado un balance de 27 muertos y 78 heridos, de acuerdo con el Gobierno egipcio, mientras que la segunda ha causado por el momento 18 fallecidos y 66 heridos, también según las autoridades del país, en este caso el Ministerio de Sanidad.

Esta segunda explosión ha tenido lugar durante una celebración pascual presidida por el papa de la Iglesia copta, Teodoro II, que ha resultado ileso, según ha confirmado su secretario.

Los cristianos coptos conforman aproximadamente un 10% del total de la población egipciaSegún medios nacionales, el suicida habría sido identificado antes de hacer estallar su carga en el interior de la catedral. Al verse acorralado por los servicios de seguridad se inmoló llevándose consigo al menos a tres agentes.

Antes de conocer la segunda explosión, el papa Francisco transmitió sus condolencias por el atentado de Tanta durante su homilía dominical en la plaza de San Pedro. "Que el Señor convierta el corazón de los que siembran violencia y muerte y también el de aquellos que hacen y fabrican armas", ha señalado durante el ángelus.

Visita del papa a Egipto

Ambos atentados se producen 20 días antes de la visita del papa Francisco, que tiene previsto desplazarse a Egipto los próximos 28 y 29 de abril en su primer viaje a Oriente Medio.

Los cristianos coptos conforman aproximadamente un 10% del total de la población egipcia (unos 85 millones de personas) y sus relaciones con la mayoría musulmana son consideradas un modelo de convivencia entre religiones.

Sin embargo, las iglesias coptas son objetivo de atentados islamistas como por ejemplo el que costó las vidas de 25 personas a finales del año pasado, al estallar una bomba en la catedral de San Marcos, en el distrito cairota de Abassia, que dejó además 31 heridos.