María Herrero, diputada del PAR
María Herrero, diputada del PAR EUROPA PRESS

En rueda de prensa, Herrero ha calificado de "hito histórico" la movilización, convocada por patronal, sindicatos y padres de la concertada en Zaragoza, tras el acuerdo de Podemos y PSOE para cerrar esas unidades en primero del segundo ciclo de Educación Infantil el próximo curso a cambio del apoyo de la formación morada a los Presupuestos de la Comunidad de 2017.

María Herrero ha estimado que la marcha debe "invitar" al presidente del Gobierno de Aragón, el socialista Javier Lambán, "a reflexionar y replantearse la política que está llevando a cabo en materia educativa, que es sectaria, de confrontación y de generar problemas donde no los hay".

La diputada del PAR ha indicado que la consejera de Educación "tiene a una tercera parte de la población enfadada, molesta, decepcionada", aunque ha subrayado que la manifestación, en la que ella misma y su partido participaron, "fue muy tranquila, no hubo insultos, ni ninguna afirmación hiriente hacia nadie y sí mucha gente en contra de esta política sectaria y poco tolerante con quienes no piensan como unos cuantos próximos a la ideología del Gobierno".

Herrero ha esgrimido que la educación "es una materia sensible y hay que hacer políticas dirigidas para todos, no solo para contentar a unos cuantos que pueden ser los votantes de determinadas formaciones".

Sin embargo, en Aragón, "se está haciendo un ataque frontal clarísimo a un sector de la población" ya que "una tercera parte de la sociedad tiene a sus hijos en centros concertados", cuando "pueden perfectamente coexistir" ambas redes "y son las familias quienes tienen que poder elegir".

En este sentido, Herrero ha reclamado al Departamento de Educación que "deje que sea la demanda, la decisión de los padres quienes pongan de manifiesto cuáles son las aulas que son necesarias y cuáles no, pero no que, de antemano, se cierren aulas y no se renueven conciertos y se genere un problema donde no había ninguno".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.