Tumba del aprendiz
Imagen de la tumba encontrada. INFOBAE

El mago más famoso de la literatura infantil vivió, o por lo menos eso se intuye con el hallazgo de un jardinero que trabajaba en la parte trasera de una Iglesia de Yorkshire (Inglaterra).

Al remover unas malezas, descubrió la tumba de Harry Potter y la situación se volvió más extraña cuando se enteró que el reverendo a cargo del lugar se llamaba Richard Rowling.

Una lápida con el nombre del aprendiz de brujo había estado oculta desde 1919 y en ella permanecen los restos de un joven que falleció a los 29 años, según publica Infobae.com

Sin relación

La iglesia de San Lorenzo está a cargo de un religioso que posee el mismo apellido que la escritora que dio vida a las aventuras del joven aprendiz de brujo, JK Rowling.

Sin embargo, el párroco Richard Rowling aseguró no tener relación con la escritora de cuentos para niños.

Desde entonces, los chicos del lugar se arremolinan entorno al descubrimiento para admirar la lápida que lleva el nombre de su héroe mágico.