Fisioterapeuta
Fisioterapeuta con una paciente. GTRES

El caso de falso fisioterapeuta detenido el pasado mes de enero en Jaén capital se ha saldado en los tribunales con una condena de 20 meses de prisión y una multa de 540 euros, además de tres años y cuatro meses de inhabilitación especial para el ejercicio de funciones sociosanitarias.

La causa se ha cerrado después de que J.L.V. haya reconocido los hechos y haya aceptado la solicitud de penas que había realizado el Ministerio Fiscal para así poderse acoger a la rebaja de un tercio de las misma. Con el acuerdo de conformidad también se ha mostrado conforme el Colegio Andaluz de Fisioterapeutas que se encontraba personado en el caso.

El procesado trabajó como fisioterapeuta en una clínica de Jaén capital desde mayo de 2016 a enero de 2017 y lo hizo sin estar en posesión del correspondiente título universitario que le capacitaría para tal función. En enero de 2017 presentó su currículum en otra clínica de fisioterapia de la capital solicitando un puesto de trabajo.

Su currículum iba acompañado de ocho títulos "confeccionados por él mismo y carentes de autenticidad", según se recoge en el escrito de calificación realizado por el Ministerio Fiscal. Entre los títulos se encontraban el de licenciado en medicina y el de graduado en fisioterapia, además del título de la tesis doctoral por la UJA que le acreditaba como doctor.

Causa abierta en Córdoba

Se cierra así la primera causa abierta contra J.L.V., aunque no será la última. El falso fisioterapeuta tiene una causa abierta en Córdoba por ejercer de médico sin la titulación correspondiente, y en Jaén, tiene otra más tras haber sido detenido el pasado mes de febrero, cuando no hacía ni un mes de la primera detención, por hacerse pasar por médico una ambulancia.

La detención en este caso se produjo después de que la directora de una clínica privada de Jaén capital que había requerido los servicios de la UVI móvil para el trasladado de una paciente, le solicitara la correspondiente titulación que le acreditara como facultativo, bajo la sospecha de que ésta podría ser falsa. La directora acabó llamando a la Policía.

En el momento de la detención, los agentes se incautaron de un maletín, en cuyo interior se encontraban diferentes titulaciones falsas, así como utensilios médicos y medicamentos que, presuntamente administraba a sus pacientes.