Esta petición, según ha explicado el portavoz municipal de la organización de izquierdas, Francisco Puentedura, se produce después de que el Ayuntamiento haya recibido una notificación del Gobierno planteando un plan de ordenación para que los consistorios con remanentes de Tesorería negativos puedan tener un periodo de carencia de tres años en la amortización de sus préstamos.

"A cambio, el Ayuntamiento tendría que dar en cinco años un remanente de Tesorería positivo" lo que "obligaría a un plan de ajuste que implicaría integrar en el presupuesto más de 12 millones de euros al año de recortes o de subidas de impuestos, lo que es inasumible para la ciudadanía granadina".

Según ha añadido Puentedura, aplicar un plan de saneamiento en estas condiciones no implicaría "que no se toquen servicios municipales básicos, como limpieza y recogida de basuras, así como transporte público, alumbrado, políticas sociales, o culturales, entre otras en la ciudad" y además provocaría "peligro en el empleo de muchas empresas y proveedores que trabajan para el Ayuntamiento".

El periodo razonable para arreglar la situación de la economía municipal, a juicio de IU, "es el de un plan de saneamiento a diez años, que facilite el que medidas estructurales que reduzcan el gasto y mejoren ingresos den su resultado, y que posibilite que el Ayuntamiento de Granada recupere para la gestión pública servicios privatizados, como agua, transporte público, o limpieza y recogida de basuras".

Así, conforme a lo indicado por el edil, el alcalde, Francisco Cuenca, "debe pedir al Ministerio de Hacienda tiempo suficiente para que haya un plan de saneamiento que se pueda cumplir de verdad y no suponga otra huida hacia delante en la economía municipal sin que se resuelvan los problemas de fondo".

Consulta aquí más noticias de Granada.