Contenedores de recogida selectiva
En la imagen tres contenedores de recogida selectiva. EUROPA PRESS

El año 2016 se generaron en la ciudad de Barcelona 762.077 toneladas de residuos, un 1,8% más que el año anterior, fijando una media de 1,3 kilos de bolsa por habitante y día.

De todo este volumen, se recogieron selectivamente 273.820 toneladas de basura.

A pesar de que en cifras absolutas representa un incremento de 2.067 toneladas respecto al 2015, porcentualmente se ha experimentado una ligera bajada en relación al año anterior. El 2016, los residuos recogidos selectivamente fueron un 35,9% del total, mientras que en 2015 la recogida selectiva representaba el 36,3%.

Según los datos facilitados por el consistorio, este estancamiento de alrededor del 36% se mantiene desde hace cuatro años. El 2010 fue el año con más recogida selectiva en la ciudad, cuando se rozó el 40%.

Por fracciones, las que mejor se recogen son los envases y el vidrio. El 2016 se recogieron 34.910 toneladas de vidrio, un 2,27% más que el año anterior, dando pie al año con mayor volumen de vidrio recogido selectivamente –un 65% del tota-l. En cuanto a los envases, se recogieron selectivamente 20.727, un 4,8% más que en 2015 y un 23% del total de envases.

Al otro lado de la balanza se sitúa el papel y el cartón. El año pasado se recogieron selectivamente 49.423 toneladas de este residuo, un 4,71% menos que el año anterior. Se rompe pues una tendencia positiva de los últimos tres años. Proliferan los robos de cartón y papel en los contenedores

Según argumenta el consistorio, este descenso es consecuencia de la proliferación de robos de cartón en los contenedores.

La reducción del porcentaje de recogida selectiva en papel y cartón tiene que ver con los robos de los contenedores, y con la crisis económica.

En cuanto a la basura orgánica, que representa un 15% del total de residuos que se recogen en Barcelona, el 2016 se recogieron selectivamente 117.444 toneladas, un 0,69% menos que el año anterior. Esta es la fracción con un mayor estancamiento y ya hace siete años que las cifras fluctúan poco en cuanto a la orgánica, situándose alrededor del 45%.

Cómo mejorar los resultados

Para mejorar estas cifras –el objetivo es generar menos de 1,2 kilos por habitante y día y llegar al 60% de valorización en el 2020–, el Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha una campaña de educación, comunicación y sensibilización que recorrerá todos los barrios de la ciudad. Su implantación será progresiva y se empezará por cuatro barrios de tipología diversa: Barceloneta, Roquetes, El Guinardó y Putxet y Farró.El Ayuntamiento impulsa una campaña de educación, comunicación y sensibilización

La campaña de comunicación tiene una duración de seis meses y cuenta con ocho educadores ambientales que se dirigirán a la ciudadanía para identificar y corregir las malas prácticas en la separación de la orgánica, con el objetivo de conseguir más cantidad y mejorar la calidad. Durante toda la campaña se trabajará con las entidades, asociaciones de vecinos y culturales y centros cívicos.

En paralelo, el Ayuntamiento se propone objetivos más globales, como el hecho de avanzar hacia una economía circular que fomente nuevos sistemas de producción, impulsar una nueva cultura de consumo baja en residuos o implantar sistemas de gestión de productos que favorezcan la reducción y la prevención de residuos.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.