En ese sentido, un portavoz del colectivo de alumnos que promueve esta huelga ha señalado a Europa Press que "la mayoría" de los estudiantes con derecho a huelga ha secundado el paro y "no ha asistido" a clase, toda vez que varias decenas de los alumnos

-en torno a las 80 personas según la misma fuente- han protagonizado una concentración a las puertas del centro, así como en las inmediaciones del Consistorio camero.

ÚLTIMA JORNADA DE HUELGA

Según ha expuesto, esta última jornada de huelga ha sido la más intensa, "porque es cuando más personas han ido a la concentración y es cuando más respaldo se siente, al contar con el apoyo del AMPA y con la presencia de varios medios de comunicación", ha manifestado este portavoz del colectivo, quien ha se ha mostrado "esperanzado de que, tras las clases sacrificadas, se consiga un compromiso para resolver el problema del instituto".

La convocatoria de huelga rige para todos los alumnos del centro con derecho a ella, es decir todos salvo los pertenecientes a los niveles de primero y segundo de educación secundaria obligatoria (ESO), que suman aproximadamente cien de los casi 900 jóvenes que cursan sus estudios en el IES Tartessos. En este sentido, el portavoz de los alumnos ha señalado que "la asistencia a clase ha sido nula, incluso hay constancia de que alumnos de segundo de la ESO que no tienen derecho a ella, no han ido a clase", ha incidido el portavoz.

Asimismo, ha señalado que desde la Delegación Territorial de la Consejería de Educación sólo ha respondido con "compromisos verbales", por lo que si "no muestran el compromiso de solventar los problemas por escrito antes de abril, se desarrollará unas nuevas jornadas de huelga", ha apuntado.

Los alumnos, en ese sentido, enviaron a la Delegación Territorial de la Consejería de Educación un escrito, recogido por Europa Press, en el que exponen su "preocupación" por el estado de las instalaciones eléctricas del edificio del instituto, que además sufre "muchas deficiencias arquitectónicas, así como la falta de ascensor, porque el edificio tiene tres plantas".

MÁS DEFICIENCIAS

Además, los alumnos advierten de que el muro que separa los dos patios del centro está "catalogado" como en estado "de ruina" y el vallado perimetral del instituto tiene "riesgo de caída". "Un día puede caer sin preámbulo y dañar a alguien", alertan.

"Desde el 15 de septiembre de 2016 nos estamos quejando de los desperfectos del centro y del mal estado del aula de atención a personas en situación de dependencia. (...) Ya hemos presentado escritos donde habíamos recalcado nuestras quejas y seguimos a día de hoy sin solución alguna, después de reiteradas quejas del estado del centro", exponen estos alumnos en su escrito, acompañado de las firmas recogidas entre la comunidad educativa del centro.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.