El recién reelegido presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, ha instado este martes a respetar el derecho a la libertad religiosa porque se trata de un derecho fundamental y ninguno de ellos "puede ser separado y convertido en absoluto".

Así se ha expresado Blázquez en su primera comparecencia tras haber sido elegido para seguir llevando las riendas de la CEE los próximos tres años al haber sido preguntado por la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de avalar que las empresas prohíban a sus empleados lucir el velo islámico y sobre la petición de Podemos para que se eliminen las misas de TVE.

Para el arzobispo de Valladolid, ambas cuestiones convergen en una, y es que "los derechos humanos forman una especie de constelación" y ninguno "puede ser separado y convertido como en absoluto", sino que "tienen que convivir unos con otros". Y la libertad religiosa es un derecho fundamental que "todos tenemos que respetar".

Blázquez ha defendido que este hecho no supone una vuelta al pasado. "Ninguno de nosotros tenemos el reloj parado; estoy seguro de que vuestros relojes y el mío y el de monseñor Cañizares marcan la misma hora", ha respondido el cardenal para añadir que el que los obispos hayan confiado de nuevo a ambos la máxima responsabilidad de la CEE "no es una vuelta atrás, sencillamente es una segunda vez".