Acusan a Muñoz Blas de asesinar a la peregrina de manera "miserable y vil"

Miguel Ángel Muñoz Blas, acusado de matar a una peregrina en 2015, a su llegada a la Audiencia Provincial de León.
Miguel Ángel Muñoz Blas, acusado de matar a una peregrina en 2015, a su llegada a la Audiencia Provincial de León.
EFE
La acusación particular que representa a la familia de la peregrina Denise Prikka, asesinada presuntamente por Miguel Ángel Muñoz Blas en abril de 2015, ha asegurado durante su alegato que el acusado "es el asesino confeso" y que "acabó de una manera absolutamente miserable y vil con su vida".

La acusación particular que representa a la familia de la peregrina Denise Prikka, asesinada presuntamente por Miguel Ángel Muñoz Blas en abril de 2015, ha asegurado durante su alegato que el acusado "es el asesino confeso" y que "acabó de una manera absolutamente miserable y vil con su vida".

El letrado de la acusación particular se ha mostrado convencido de que dicha afirmación quedará probada a lo largo de las diversas jornadas del juicio, donde se presentarán ante la Audiencia Provincial de León más de 100 pruebas testificales, periciales y documentales.

Sin embargo, la principal prueba incriminatoria contra Muñoz Blas es, según ha afirmado la acusación particular, su propia confesión del crimen, para lo que aportó una serie de detalles que "solamente puede saber quien la mató" y que además "no estaban incorporados en la causa".

Una confesión que el letrado, que solicita una condena de 20 años por asesinato, considera que partió de su "remordimiento interior", que le lleva a "colaborar con la Justicia aportando su relato de manera espontánea y sin presión".

Asimismo, el letrado de la familia de la peregrina también entiende probada la comisión de un delito de robo con violencia, por el que solicita cuatro años de cárcel, ya que "los dólares que Muñoz Blas cambió coinciden con el número de serie de los que traía consigo Denise al llegar a España".

En definitiva, se trata de "un cúmulo de pruebas que acreditará la culpabilidad de Miguel Ángel Muñoz Blas" y que hará que "ningún miembro del jurado tenga la más mínima duda a la hora de emitir su veredicto".

"No está en condiciones"

Miguel Ángel Muñoz Blas, se ha acogido este martes a su derecho a no declarar en el interrogatorio debido a que, según ha señalado su abogado "no está en condiciones para ello".

Muñoz Blas, que 24 horas antes de arrancar el proceso decía que contestaría a todas las partes, este martes ni siquiera ha respondido las de su abogado, lo que para este responde a los acontecimientos que han ocurrido desde que se tuvo conocimiento de la fecha del juicio, un periodo de tiempo en el que el letrado ha asegurado que primero asaltaron y robaron en la casa de su defendido, una vivienda que después calcinaron.

Eso, dentro de la patología psiquiátrica que el letrado asegura que tiene Miguel Ángel, produce unas "descompensaciones importantes" y determinadas crisis que se han visto agravadas por el robo de determinada documentación en su celda de prisión, así como el hecho de que en el pasado lunes "le sacaron a las 7 de la mañana de prisión para llevarle a la Audiencia Provincial y no regresó a prisión hasta las 16.30 horas, sin dejarle tomar un café ni darle de comer".

El letrado ha asegurado que tenía claro que iba a declarar y contar "la versión, es decir, que no ha sido", pero "psicológicamente este martes estaba para que pasara cualquier cosa si se sienta a declarar".

El juicio continuará este miércoles en la Audiencia Provincial de León con el testimonio de agentes de Policía, entre los que el letrado defensor ha destacado los testimonios de los miembros de la sección de inspecciones oculares relacionados con el hallazgo de la uña correspondiente a Denise Prikka en el primer lugar al Miguel Ángel Muñoz guió a la policía, una prueba "básica" porque "si se demuestra que no estaba allí, quedaría claro que se inventó que allí estuvo el cadáver".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento