Ankara
Protestas en Ankara, Turquía, contra el Gobierno de Países Bajos. EFE

El primer ministro turco, Binali Yildirim, ha criticado a las autoridades holandesas por el veto a ministros turcos y ha asegurado que "se tomarán fuertes represalias", ha informado la agencia Anatolia.

Según Yildirim, la crisis vivida este sábado entre Turquía y Holanda, después de que se prohibiera la entrada al país a dos ministros que pretendían asistir a un acto electoral de la reforma de la Constitución, se debe a cuestiones internas holandesas.

"Países Bajos está pasando por asuntos internos. Las elecciones generales se celebrarán el 15 de marzo, creemos que lo vivido este sábado es porque estos comicios se basan en asuntos internos", ha señalado a la cadena TV24.

Sin embargo, Yildirim ha asegurado que este episodio es un "gran escándalo diplomático". "Sea cual sea la situación, esto no es aceptable y deben tomarse fuertes represalias", ha señalado. Si bien, ha dado la crisis por acabada.

"Nuestros aliados europeos, que aprovechan cada oportunidad para mencionar la libertad de expresión, los Derechos Humanos y la democracia, han vuelto a fallar otra vez en este incidente", ha apuntado.

La justificación de Países Bajos

El Gobierno holandés alegó que fue imposible una solución razonable con Turquía al conflicto bilateral suscitado este sábado tras rechazar la entrada de dos ministros turcos que iban a dar un mitin político en Rotterdam para apoyar el referéndum constitucional convocado por Ankara.

Las autoridades holandesas impidieron el aterrizaje del avión del ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, en Rotterdam donde pretendía participar en un mitin al igual que su compañera de gabinete la ministra de Asuntos Familiares, Fatma Betül Sayan Kaya, quien se trasladó por carretera desde Alemania a esa ciudad de Holanda.

Finalmente, el jefe de la diplomacia turca se trasladó a Francia y la ministra de Asuntos Familiares, a la que se le prohibió entrar en el consulado turco de Rotterdam, fue escoltada de madrugada hacia Alemania.

El Gobierno holandés divulgó esta madrugada una declaración oficial para señalar que "en el contacto mutuo con Turquía, los Países Bajos dejaron claro en repetidas ocasiones que no se debía comprometer el orden público y la seguridad en nuestro país", según medios locales.

Añadió que "la búsqueda de una solución razonable resultó imposible", y afirmó que "los ataques verbales por parte de las autoridades turcas que siguieron a día de hoy, son inaceptables".

Para las autoridades neerlandesas, la visita de la ministra turca de Asuntos Familiares "fue irresponsable en este contexto", y agregaron que transmitieron al Gobierno turco que Kaya "no era bienvenida en los Países Bajos", al recordar que pese a que Holanda informó de que no permite la campaña política pública de Turquía en su territorio "ella decidió viajar".

Ante esta situación, el Gobierno holandés subrayó que pidió a la ministra turca en reiteradas ocasiones que regresara a su país, por lo que finalmente ha sido escoltada en su viaje a Alemania, por donde había entrado a los Países Bajos.

Finalmente, Holanda informó de que "mantiene su compromiso de diálogo con Turquía".