Cooperativa
Mujeres trabajando en una cooperativa agrícola de Gandía. EFE

La brecha que sufre la mujer en el mercado laboral español no es una brecha, son muchas brechas. En el Día Internacional de la Mujer, que se celebra el este miércoles, conviene recordar que la brecha de género en el mercado de trabajo afecta a todo: a cuánto, a cómo, a cuándo… Es decir las mujeres cobran menos sueldo, tienen menos pensión y tienen más paro.

Y poder, las mujeres también tienen menos poder. Aunque cada vez más mujeres están presentes en sectores y trabajos atribuidos hasta ahora a hombres, la representación disminuye a medida que aumenta la categoría profesional y llega casi a desaparecer al hablar de altos cargos de dirección. Según datos de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), las mujeres apenas ocupan el 10% de los cargos de alta dirección en las empresas.

España es uno de los países donde más ha crecido la brecha en materia de pensionesEn sentido positivo, la tasa de ocupación de las mujeres con formación superior alcanzó el 87,3% a cierre del año pasado, su mayor nivel de los últimos seis años, según un informe de Randstad. Este porcentaje supone que casi nueve de cada diez mujeres con estudios universitarios está trabajando en la actualidad. En 2015 la proporción de mujeres con formación superior que tenían empleo era del 85,9%.

Pero las dificultades de promoción de la mujer son evidentes. Según detalla IMF Business School, a ellas se les exige más y se las valora menos. Estereotipos que se creían superados, vuelven a resurgir acusándolas en la mayoría de los casos de falta de liderazgo. A lo que se suma la falta de equilibrio entre ámbito personal y profesional. El 18% de las mujeres ha sufrido presiones por parte de la empresa al quedarse embarazada. Incluso una de cada cuatro de edades comprendidas entre 18 y 25 años fueron despedidas poco después, según un estudio del Instituto de Política Familiar (IPF).

Todas estas dificultades se mantienen si hablamos de emprendimiento. En la actualidad, 4 de cada 10 nuevos proyectos son puestos en marcha por mujeres, según los últimos datos de Global Entrepreneurship Monitor. A esto hay que añadir que sólo un 17% de los proyectos presentados en South Summit 2016 estaban liderados por ellas, a pesar de que las startups dirigidas por mujeres fracasan menos.

La tasa de ocupación de mujeres con formación superior es la más alta de los últimos 6 añosMenos sueldo, menos poder, menos valoración… para que al final de la vida laboral también la mujer cobre menos pensión. La Oficina del Parlamento Europeo en España llama la atención sobre la diferencia salarial que existe en materia de pensiones entre hombres y mujeres, un 40,2% en el conjunto de la UE. Esta diferencia salarial va desde el 48,8% en Chipre, al 3,7% en Estonia. En el caso de España se sitúa en el 36,1%.

El informe Igualdad entre mujeres y hombres en la Unión Europea en 2014-2015 destaca, entre otros datos, que en los últimos años la brecha de género en materia de pensiones se ha incrementado en  más de la mitad de los Estados miembros. Este informe se votará en el Parlamento Europeo el próximo 14 de marzo. Según el informe, España es uno de los países en los que más se ha ampliado la brecha en materia de pensiones, pasando de un 33 por ciento en 2008 a un 36,1 por ciento en 2014. En lo referente al acceso a las pensiones, la brecha en España entre hombres y mujeres es de 26 puntos porcentuales, mientras que la media europea es del 6,2.

Más riesgo de pobreza y exclusión

Además, en España, aún son muchas las mujeres que tienen que hacer frente a un doble estigma social por ser mujer y contar con otros factores de riesgo y discriminación que les dificultan acceder a un empleo. Según el índice AROPE, que analiza al grupo de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social, el perfil de la mujer en situación de pobreza se corresponde con el de una mujer entre 16 y 29 años que tiene responsabilidades familiares no compartidas, que está en situación de desempleo de larga duración y no tiene estudios.  

Según el informe #EmpleoParaTodas de la Fundación Adecco, el perfil de la mujer en riesgo de pobreza se corresponde con el de una mujer entre 16 y 29 años, con responsabilidades familiares no compartidas, en situación de desempleo de larga duración y sin estudios. Un 83% de las mujeres en riesgo de exclusión tiene dificultades económicas para llegar a fin de mes. Un 68% de las mujeres españolas en situación de vulnerabilidad (mujeres con discapacidad, mayores de 45 años, con responsabilidades familiares no compartidas y/o víctimas de violencia de género) se encuentra en paro. Un 53% de ellas lleva en esta situación desde hace más de un año. El sector servicios es el que más emplea a mujeres en situación crítica.