Libertario tenaz y activista de fondo, Amador Navarro Tortosa (Monòver, 1953) estaría en todas partes a la vez si pudiera, porque su tasa de compromiso social con el cosmos es infinita.

Soltero y amo de un incisivo que amplifica la gracia de su fisonomía, desciende de la familia Hijos de Amador Navarro, fundadores de Jabones Sol, pionera en España, y es sobrino del diputado Rafael Maluenda y primo del alcalde Salvador Poveda, parentesco no apreciable en su cuenta corriente.

Preso de los Jesuitas durante nueve años, hizo Preu, y un primer COU «ya mixto» en el instituto Figueras Pacheco, éxodo que prosiguió «dispersamente» en la Universidad, al tiempo que en Monòver cofundaba el grupo de folk Mosatros i la gent y el de teatro El Palera. Hasta que los hippies regaron el mundo de flores y de LSD, y se largó a Holanda, con 19 años.

Obrero en el muelle de Rotterdam, recolector de uva en Avignon y agente de bocatas en el campus de Vicennes, «de Europa» regresó para hacer la mili, acabando «ya siempre en el movimiento libertario», ahora en CGT.

Así pues, vendedor ambulante «de todo» (artesanía, ropa, etc.) desde su juventud, hoy empuja la acción alternativa, reparte prensa y coordina una productora en Ciudad de la Luz.

Ex presidente de la Colla de Dimonis La Ceba y alma de la Mesa de Carnestoltes, también alentó las sesiones eco-etno-musicales de Alacant Desperta, promoviendo dos asociaciones muy prácticas. Y anticapitalistas.

 La ecológica Terratrèmol, que cultiva todo tipo de verduras en Bacarot, y la económica Mercatrèmol, «para abaratar la venta». Y una tercera, Almatroque, de trueque de servicios y productos.

Escritor (lo último, Historias desde lo alto de una noria, autoeditado), sólo quiere «crear espacios y estructuras para respirar. ¿Y tiene tiempo? «No, me agobio. Pero hay que hacerlo», agrega libertario y nada jesuita.

¿Quieres salir en esta sección?

Cuéntanos tu historia

Escríbenos a zona20alicante@20minutos.es