puntolimpio
Vista del nuevo punto limpio en construcción, desde uno de los edificios de propietarios del Zambrana. FERNANDO BLANCO

Las comunidades de vecinos de la zona residencial Zambrana, junto al nuevo Río Hortega y a la Universidad Miguel de Cervantes, pidieron en Julio al Ayuntamiento que retirara el punto limpio que está en fase de construcción junto a sus edificios, aunque sin obtener respuesta.

Consideran que, debido al tipo de residuos que allí se depositan (baterías, aceites, pinturas o electrodomésticos), la instalación a escasos metros de sus piscinas no sólo supone un impacto visual que rompe la arquitectura de la zona, sino que, además, es un riesgo para su salud.

La portavoz socialista, Soraya Rodríguez, visitó las obras y criticó la irracionalidad de la ubicación, así como la falta de diálogo del consistorio. Por su parte, el concejal Jesús Enríquez aseguró que, en ningún caso se trata de residuos peligrosos.

Los vecinos creen que el punto limpio es necesario, aunque en el polígono San Cristóbal estaría mejor.