Mártires del siglo XX
Familiar de uno de los religiosos beatificados. REUTERS / Chris Helgren
El cardenal José Saraiva Martins ha proclamado beatos en el Vaticano, en nombre del papa Benedicto XVI, a 498 españoles, entre ellos 14 aragoneses, asesinados en 1934 y 1936-39, considerados por la Iglesia "mártires del siglo XX".

Los beatos proclamados son dos obispos (de Ciudad Real y Cuenca), 24 sacerdotes diocesanos, 462 miembros de Institutos de Vida Consagrada, un diácono, un subdiácono, un seminarista y siete laicos.

Los nuevos beatos fueron proclamados a las 10.22 hora local, ante unas 40.000 personas, en su inmensa mayoría españoles, que rompieron en aplausos y comenzaron a ondear banderas españolas, mientras sonaba música sacra.

Tradicional Benedicto

Un tapiz de gran tamaño con la foto de todos los beatos fue descubierto en el balcón de la logia central de la basílica vaticana.

Las beatificaciones se celebran en la plaza de San Pedro en una ceremonia que no preside Benedicto XVI, quien al comienzo de su pontificado retomó la tradición papal de no presidir beatificaciones.

No las preside Benedicto XVI, quien ha retomado la tradición papal de no presidir beatificaciones

Benedicto XVI ha expresado su satisfacción por la beatificación de 498 españoles por las persecuciones religiosas en la Segunda República y en la Guerra Civil, de los que dijo que "con sus palabras y gestos de perdón hacia sus perseguidores, nos impulsan a trabajar incansablemente por la misericordia, la reconciliación y la convivencia pacífica".

"La beatificación de un número tan alto de mártires demuestra que el supremo testimonio de la sangre no es una excepción reservada solo a algunos individuos, sino una eventualidad realista para todo el pueblo cristiano", dijo el Obispo de Roma hablando en italiano.

Benedicto XVI ha ordenado que los nuevos beatos sean celebrados por la Iglesia Católica el 6 de noviembre.

Asistentes

La petición de que fueran beatificados la hizo el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, a cuya archidiócesis pertenece el mayor número de mártires y después los prelados de Barcelona, Burgos, Toledo, Cuenca, Ciudad Real, Mérida-Badajoz, Madrid, Oviedo, Jaén, Santander, Cartagena y Gerona enumeraron las causas de sus diócesis.

Junto a los 71 obispos españoles asiste a la ceremonia una delegación oficial española encabezada por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y de la que forman parte el embajador de España cerca de la Santa Sede, Francisco Vázquez; el Subsecretario de Asuntos Exteriores y Cooperación, Luis Calvo, y la Directora de Asuntos Religiosos del Ministerio de Justicia, Mercedes Rico.

Los gobiernos autonómicos también han enviado representantes, así como las provincias, capitales y pueblos donde nacieron, vivieron o murieron los nuevos beatos de la Iglesia Católica.

Según datos de la Iglesia española los mártires de los años 1934 y 1936-39, durante la Guerra Civil española, enmarcados en lo que Juan Pablo II denominó "Mártires del siglo XX", pueden ser unos 10.000.

Ya han sido beatificados 977 y proclamados santos once en otras tantas ceremonias celebradas en el Vaticano.

Las anteriores beatificaciones levantaron polémica en España. Cuando en 1999 Karol Wojtyla canonizó a nueve religiosos fusilados durante la Revolución de Asturias de 1934 representantes del Gobierno asturiano no asistieron por considerar que estos gestos "no contribuyen a superar el odio de la división entre las dos Españas de aquella época".

Críticas

La decisión del Vaticano de beatificar a 498 españoles de un único bando ha generado polémica en el seno de la Iglesia.

En este sentido el cura Enrique de Castro , uno de los titulares de la parroquia San Carlos Borromeo, de Vallecas (Madrid) dijo que está "fuera de tono", comentó "la rapidez" con la que se ha desarrollado el proceso y la coincidencia con la aprobación de la Ley de Memoria Histórica.