El director de cine canadiense Kason Reitman (i) y la escritora estadounidense Diablo Cody posan con el premio a la mejor película
El director de cine canadiense Kason Reitman (i) y la escritora estadounidense Diablo Cody posan con el premio a la mejor película. (EFE)

Juno, la historia de una adolescente estadounidense que se enfrenta a un embarazo no deseado, ganó el sábado el primer premio del Festival de Cine de Roma.

La película está dirigida por el canadiense Jason Reitman, de 30 años, cuya comedia Thank you for Smoking (2005), cosechó una serie de premios y fue candidata a dos Globos de Oro.

"Es terrorífico traer tu película a otra cultura", dijo Reitman, que llamó a su película "femenina".

"Dicen que no conoces otra cultura de verdad hasta que puedes hacerles reír, así que oíros reír me hace feliz y me hace sentir que quizá estamos más cerca de lo que todos pensamos", añadió.

Los críticos alabaron la interpretación de la actriz Ellen Page como Juno MacGuff, la joven de ingenio rápido que se queda embarazada en su primera experiencia sexual. Catapultada de pronto a la vida adulta, se dispone a encontrar unos padres adecuados para adoptar a su hijo no nacido.

La película, una de las 14 en competición, también cuenta con Jennifer Garner como la acaudalada, madre adoptiva potencial, cuyo matrimonio no es tan idílico como parece.

Más premios

El jurado, formado por 50 aficionados al cine comunes y corrientes, también entregó un premio especial al director iraní Abolfazl Jalili por su premio sobre un renombrado poeta persa "Hafez".

Fuera de competición, Sean Penn ganó un premio del patrocinador por "Into the Wild", la historia real de un aventurero de 24 años y su viaje de dos años de auto-descubrimiento desde Dakota del Sur hasta Alaska.

La "Festa del Cinema" ha llevado a Roma a varias estrellas de Hollywood y veteranos directores incluyendo a Francis Ford Coppola, que escogió el festival para presentar su primera película en 10 años, "Youth Without Youth".

Sin embargo, algunas críticos dijeron que el evento de Roma, cuya intención expresa era ser un escaparate de películas de calidad para grandes audiencias, y no sólo para la industria o la prensa, carecía de una identidad clara.

La competición ha sido vista en general como mediocre, con los actores y directores de primera línea mantenidos fuera de concurso.

Algunos dijeron con sarcasmo que el evento más impactante fue cuando un gamberro dejó el agua de la famosa Fontana de Trevi de color rojo sangre con una botella de tinte, en parte en protesta por el dinero gastado para desplegar la alfombra roja.